Selección: Maule

« Volver

Foto
Angel Luis / Colegio Ajial Las domaduras a potros o potrancas salvajes comenzó solo como algo loco, pasado el tiempo se volvieron famosas y se volvió una actividad normal, quien se animaba a montar a estos potros o potrancas era una persona valiente o que sabía montar, ya que estos animales nunca han sido montados, se vuelven unas bestias con solo sentir el rose de alguien en su lomo. Pasado años las domaduras entretienen al público y el auspiciador puede ganar dinero, los montadores deben sujetarse fuertemente para no caer y si el jinete bota al caballo y el no cae se considera el ganador.