Selección: Aysén del General Carlos Ibáñez del Campo

« Volver

Foto
Jonathan Franco / Centro Integral de Educación Alborada Desde que el legado del fuego apareció por primera vez, el calor proveniente de los cuerpos de los primeros pobladores de la Patagonia halló una cálida y eterna compañía, la que provenía de la circundante llama de aquella misteriosa fuente de calor y vida. Esta luz de esperanza fue otorgada por la casi vital leña, la que a día de hoy nos sigue acompañando con la misma intención. Natural, amable y cálida leña, acompañada de la brava, imponente pero siempre fiel hacha que todo sureño emplea en el transcurso de su afable y acogedora vida.